Psicología adultos

¿ESTÁS CON LA PAREJA ADECUADA?

Os dejo este interesante artículo que encontré por internet con el que estoy totalmente deacuerdo:

Cada relación tiene un ciclo. Al principio, caes perdidamente enamorada. Te anticipas a sus llamadas, quieres estar en contacto, y te gustan sus costumbres. Enamorarse no fue difícil. De hecho, fué una experiencia completamente natural y espontánea. No tuviste que hacer nada. Es por eso que se llama “perdidamente enamorados”.

Enamorarse es una experiencia pasiva y espontánea. Pero después de unos meses o años de estar juntos, la euforia del amor se desvanece. Es un ciclo natural de TODAS las relaciones.terapia de pareja psicologo oviedo2

Poco a poco, las llamadas telefónicas pueden convertirse en una molestia (si es que las hay), el contacto no es siempre bienvenido (si es que lo hay), y las costumbres de tu cónyuge, en vez de hacerte gracia, te vuelven loc@. Los síntomas de esta etapa varía con cada relación, notarás una gran diferencia entre la etapa inicial cuando estaban enamorados y una fase mucho más aburrida o con actitudes de enfado incluso. Sigue leyendo “¿ESTÁS CON LA PAREJA ADECUADA?”

Psicología adultos

La principal señal que vaticina una crisis de pareja

¿Cuál es? El desprecio (falta de respeto)
El desprecio no solo es un juicio negativo sino que incluye una crítica mordaz, muchas veces malintencionada y sin una causa sólida que la respalde. El desprecio no es una simple opinión sino que implica desaire y desdén hacia el otro. Como podrás suponer, si una persona comienza a despreciar a su media naranja, tarde o temprano llegará la crisis de pareja.terapia de pareja psicologo oviedo
Sin embargo, el problema es que normalmente no somos conscientes del desprecio hasta que este es prácticamente irreversible. Por eso, si deseamos evitar una crisis de pareja, lo mejor es mantenernos atentos a los pequeños cambios que ocurren en nuestro día a día, sobre todo en la comunicación con el otro.

Cinco cambios en el lenguaje que indican desprecio Sigue leyendo “La principal señal que vaticina una crisis de pareja”