Psicología adultos

EMDR, técnica revolucionaria para el tratamiento de traumas.

¿Qué es EMDR?

 EMDR (siglas en inglés de Desensibilización y Reprocesamiento por medio de Movimientos Oculares) es un método psicoterapéutico para tratar dificultades emocionales que fueron causadas por experiencias difíciles en la vida del sujeto (recuerdos traumáticos), desde guerras, asaltos y desastres naturales hasta fobias, ataques de pánico, abuso sexual o incidentes traumáticos en la infancia. También se usa EMDR para aliviar la angustia de hablar en público, para mejorar el rendimiento en el trabajo, en los deportes y en las interpretaciones artísticas.terapia emdr oviedo

Este modelo está basado en la filosofía de que los seres humanos son capaces, bajo condiciones apropiadas, de moverse naturalmente hacia la salud. El EMDR es usado para resolver material emocional perturbador derivado de eventos traumáticos y también como un medio para potenciar estados emocionales positivos, con el fin de facilitar el crecimiento natural y el proceso curativo.

En 1987, Francine Shapiro, psicóloga norteamericana, descubrió que los movimientos oculares voluntarios reducían la intensidad de la angustia de los pensamientos negativos. Inició una investigación con sujetos traumatizados en la guerra de Vietnam y víctimas de abuso sexual para medir la eficacia del EMDR. EMDR reducía de manera significativa los síntomas del Trastorno por Estrés Post Traumático en estos sujetos.

¿Porqué y cómo funciona EMDR? Sigue leyendo “EMDR, técnica revolucionaria para el tratamiento de traumas.”

Psicología adultos, Psicología infantil

Cutting, nueva peligrosa moda entre adolescentes

The girl cuts veins

Conducta que presentan los jóvenes de edades entre 11 y 25 años que consiste en hacerse daño deliberadamente y a escondidas para superar la ansiedad.

La Camelot Foundation y la Mental Health Foundation revela que la edad media en la que se registra esta conducta es a los 12 años pero incluso hay niños de cinco y siete años que lo hacen.

Otras fuentes indican que la mayoría de las personas que recurren al cutting o self injury son adolescentes mujeres. Sigue leyendo “Cutting, nueva peligrosa moda entre adolescentes”

Psicología infantil

“Mamá: no puedo parar los pensamientos que me llegan a la cabeza”

Una amiga me comentó hace unos días que su hija, de apenas cinco años de edad, le había sorprendido con este comentario mientras la llevaba a un cumpleaños. Sentada en su sillita, en los asientos traseros del coche, la pequeña se mostraba agobiada y desconcertada. No es la primera madre que me comenta algo parecido, pero en este caso resulta especialmente significativo el hecho de que la niña considerara que los pensamientos le llegaban de fuera..

No se trata del argumento de una película de ficción, al estilo de La invasión de los ultracuerpos, ni tampoco es consecuencia de alguna extraña enfermedad mental, o una situación puntual y pasajera. Tras descartar todo lo descartable, la conclusión no se hace esperar: se trata sin duda de otra niña más alcanzada por lo que denominamos sobreestimulación. En 1997, hace ya dieciocho años, publiqué un libro sobre el consumo de drogas de síntesis entre los adolescentes, en el que hacía referencia exactamente a esta situación. Sin lugar a dudas nos encontramos ante la generación más sobreestimulada de toda la historia de la Humanidad. Hasta hace apenas 50 años los estímulos que recibíamos del exterior eran muy limitados y moderados en relación a los que recibimos hoy en día. Se trataba fundamentalmente de estímulos procedentes de nuestro entorno inmediato, familia, amigos, y las pocas horas a la semana que podíamos pasar viendo un canal de televisión en blanco y negro, o escuchando algún programa de radio.psicologo infantil oviedo

Hoy, cualquier niño de diez años de nuestro entorno, ha recibido muchísima más información que cualquier otro homo sapiens de los que han pasado por aquí en los últimos 40.000 años. Ha visto imágenes de tiranosaurios corriendo por un bosque, cuando hasta hace un siglo ni tan siquiera sabíamos de su existencia. Imágenes de peces abisales, animales e insectos de cualquier punto de la tierra, vídeos grabados en la superficie de Marte por un robot, secuencias reales sobre el corazón bombeando sangre o linfocitos haciendo su trabajo en nuestro sistema inmunológico. Sigue leyendo ““Mamá: no puedo parar los pensamientos que me llegan a la cabeza””

Psicología infantil

Miedos normales según edad

-Durante el primer año, lo que más los sobresalta es la pérdida de sustentación, los ruidos fuertes, los extraños y separarse de sus padres.
– A partir del segundo año, descubren que hay animales que les pueden hacer daño, que no les gusta la oscuridad, que se angustian cuando se hacen alguna herida y que los asusta lo desconocido. Por ello, siguen sin querer separarse de los padres.
– Con 3 y 4 años sus miedos se hacen más patentes. Su imaginación les juega malas pasadas y elucubran acerca de los monstruos que se esconden en la oscuridad. También los asusta el daño físico y aparece el miedo a los fenómenos naturales (truenos, viento, terremotos). psicologo niños oviedo
– Al llegar a los 5 y 6 años, Sigue leyendo “Miedos normales según edad”

Psicología adultos

Tú puedes aprender a manejar tus miedos

Las personas no nacemos llenas de miedo, nacemos con la mochila vacía. Existen muy poquitos miedos que sean innatos, los demás los vamos aprendiendo a través de las experiencias que mantenemos con las personas y con las situaciones que vivimos. El miedo es una reacción exagerada a una situación, persona o experiencia que desata en nosotros emociones como la angustia.

Las personas damos la respuesta de miedo porque nos prepara para defendernos de lo que sí son amenazas reales, como que alguien se acerque a ti navaja en mano, presenciar un accidente en el que tienes que socorrer de forma rápida a alguien o defender a un niño que está siendo intimidado en el parque. Si no fuéramos capaces de dar esta respuesta, de tensarnos, sacar rabia y una fuerza por encima de lo normal, nos veríamos incapaces y sin recursos en situaciones en las que nuestra vida o la de otras personas corren peligro.psicologo oviedo

Lo cierto es que la mayoría de los miedos que tenemos son irracionales y creados por nuestra mente, que no siempre es la mejor aliada. Observamos lo que nos rodea de forma negativa, hacemos interpretaciones de fracaso, vemos maldad y malas intenciones en las personas… y esto nos lleva a ver fantasmas y peligros donde no los hay… o cuando menos, donde no los podemos controlar. Sigue leyendo “Tú puedes aprender a manejar tus miedos”

Psicología adultos

Una solución contra la ansiedad: ¿y qué?

Coja el malestar que le atormenta y pruebe a ponerse en jarras delante de él.

– No vayas a….
– ¿Por qué nooooo?

Lleva mucho tiempo no yendo a… no haciendo… y sin embargo no parece que esté mucho mejor. Nada de lo sucedido hasta ahora ha conseguido matarlo, infartarlo, desmayarlo, volverlo loco,.. Sí, sí, ya sé, ha sido gracias a esas maniobras de última hora, ir a urgencias, salir corriendo del restaurante, no hacer nada que pudiera ponerle en peligro.PSICOLOGO OVIEDO

Cuando el movimiento del 15-M en Cataluña ha anunciado que no dejarán pasar a los parlamentarios, la policía les ha comunicado que eso es ilegal. Su respuesta ha sido esta: “A veces, lo justo no es legal”. Igualmente, lo adecuado no tiene por qué coincidir con lo más fácil, con lo que apetece. Puede elegir seguir tomando medidas contra lo que teme o ponerse en posición de valiente “en jarras”.

Suelo comentar en la consulta que hay dos tipos de medidas: las que tienen que ver con lo evidente, por ejemplo, tomar una pastilla, no ir a un sitio, huir, comprobar si ha cerrado el gas. Luego están las otras, menos accesibles a la consciencia, las que prevén mentalmente las medidas adecuadas. Por ejemplo, pensar “me sentaré cerca de las puertas, llevará una chaqueta para que no se note la transpiración,..”. Es otra forma de tranquilizarse que habitualmente tiene el mismo resultado negativo que la anterior.

– Si me equivoco sentiré que todos me miran – me dice la paciente.
– ¿Y qué? – le pregunto realmente interesado en saber por qué es tan malo que a uno lo miren, con la de cosas que hace la gente en televisión para conseguir lo mismo.
– Pues que pensarán: “Esta tía es tonta”
– ¿Y qué? – también lo piensan muchas personas respecto a las asiduas de la telebasura y, por lo que parece, cobran una pasta.

Normalmente, confundimos el “creo que no voy a poder soportarlo”, con el “soportarlo” o no, en la realidad.

Entre la primera cita y el “¿y qué?” transcurre un tiempo. Las personas adquieren un conocimiento más preciso sobre su problema, los mecanismos implicados y la forma de manejarlo. Se habrán marcado las pautas para ir acercándose progresivamente a lo temido. Todo ello imprescindible, seguramente. Pero si quiere quitarse definitivamente esto que lo aminala, ponga cara de Clint Eastwood y acompáñela de esa frase mágica una y otra vez.

FUENTE: http://historiasymentes.blogspot.com.es/2011/06/cinco-soluciones-infalibles-contra-la.html

 

Psicología adultos

10 Efectos de la ansiedad en el cuerpo

 

  1. Las pupilas: se dilatan para conseguir captar más luz, y, quizás así, ser capaces de percibir algún objeto que sirva para defenderse o alejarse del peligro. Tener una dilatación pupilar excesiva durante largos periodos de tiempo como consecuencia de un estado de alerta mantenido, producirá una fotofobia o malestar intenso en los ojos ante entornos iluminados. Además se pueden producir “lucecitas” y dificultades para enfocar adecuadamente los objetos.
  2. Las glándulas salivares: reducen la producción de saliva. No olvidemos que la clave para el organismo es defenderse. En momentos de alerta máxima es fundamental cuidar al músculo, es quien nos salvará con mayor probabilidad ya sea atacando, corriendo… La salivación se detiene porque se guarda el líquido para sudar. De este modo se refrigera el músculo y facilitará que haga su función de supervivencia. Si las glándulas salivares dejan de funcionar notaremossequedad en la boca.mejor psicologo oviedo
  3. Las glándulas gastrointestinales: se produce una vasoconstricción y una disminución de la secreción de jugos gástricos. Digamos que si hemos comido algo no es importante digerirlo, es prioritario sobrevivir. Se destinarán todos los recursos a otros aspectos más necesarios.
  4. Aumento de la sudoración: las glándulas sudoríparas aumentan la cantidad de sudor, como dijimos antes, para refrigerar al músculo y para aportar a las manos lubricación y protección a la hora de subirnos a un árbol o blandir algún objeto como defensa. Por esta razón, y por la dilatación de los poros para dejar escapar el calor, se producen los escalofríos asociados frecuentemente a la ansiedad.
  5. Venas y arterias: En general todas las venas y arterias de nuestro cuerpo con contraen para hacer circular más rápidamente la sangre hacia los músculos. De hecho sólo la circulación de esta zona del cuerpo se expande llevando alimento por si hace falta para defenderse o atacar. Algunos de los dolores de cabeza que se producen por ansiedad tienen su explicación en la vasoconstricción que puede llegar a producirse en la cabeza. Nada grave, pero sí muy molesto. Lo mismo puede decirse de algunos tipos de hipertensión arterial.
  6. El corazón es el encargado del bombeo de alimento para el músculo, se activa y late con mayor fuerza e intensidad para conseguirlo. Al tiempo las venas y arterias se preparan para conducir el torrente de forma rápida, produciendo una constricción intensa en la mayoría de las zonas del cuerpo menos, precisamente, en los músculos. Debido a estas reacciones se producen taquicardias y extrasístoles.
  7. Los pulmones han de aportar un elemento principal para el músculo, el oxígeno. Para conseguirlo los bronquios se dilatan. Debido a este efecto, si cogemos mucho oxígeno y no lo consumimos, al no estar realmente ante un peligro que demanda una respuesta muscular, la persona empezará a hiperventilar. El exceso de oxígeno produce mareo e inestabilidad, favoreciendo pensamientos sobre desmayos y pérdidas de conocimiento. Hay que destacar que realmente no hace falta respirar muy rápido para acabar hiperventilando, la dilatación del bronquio es suficiente para producirlo. Por esta razón se propone como solución respirar en una bolsa: al respirar el propio dióxido de carbono  durante unos minutos se reducen los niveles de oxígeno y desaparecen los síntomas rápidamente. Además debido a estos cambios de los pulmones ante la ansiedad se producen a menudo presiones en el pecho, fácilmente asociables a otras causas como la de estar sufriendo un infarto.
  8. El hígado: comienza a liberar más glucosa, para aportar alimento al músculo. Por lo tanto, sube la concentración de azúcar en la sangre.
  9. El riñón: tiende a producir menos orina por la misma razón que las glándulas salivares se ralentizan: economizar líquidos. Curiosamente a la vez la vejiga suele recibir la orden de vaciarse y quitar peso innecesario. De hecho es frecuente ver que ante situaciones de ansiedad como un examen, muchas personas visitan el baño con frecuencia aunque no tengan gran cantidad de orina acumulada.
  10. El intestino: en función de la predisposición individual tiende a paralizar la digestión y eliminación de los alimentos. Pudiendo producir espasmos en la musculatura intestinalacompañados de posibles retortijones.

AUTOR: Fernando Azor Lafarga. Director del Centro. Psicólogo en Madrid.

FUENTE:  www.gabinetedepsicologia.com