Psicología infantil

Diferencias entre el TDAH y TDA

El Trastorno por Déficit de Atención con o sin Hiperactividad (TDA-H) esta compuesto por tres subtipos: Predominantemente inatento, predominantemente hiperactivo-impulsivo o combinado (presenta tanto déficit de atención como hiperactividad e impulsividad). Os dejamos una tabla donde nos centraremos en las diferencias entre el TDAH y TDA

TDAH

TDA

Necesidad constante de mover su cuerpo, le cuesta permanecer sentado.
Hipo-activo, suele parecer aletargado, perezoso, es lento en sus movimientos. Puede permanecer en silencio realizando tranquilamente una actividad un largo periodo de tiempo.
Parece como si llevara un motor.
Parece que sueña despierto, con la mirada fija, “en las nubes”.
Dificultades con las transiciones y el cambio de actividades.
Le cuesta ponerse en marcha.
Más problemas de memoria a corto plazo.
Más problemas de memoria a largo plazo.
Le cuesta terminar sus tareas, incluso con los juegos, con los que no se entretiene mucho rato y cambia continuamente de uno a otro.
Hace todas sus tareas pero con muchos errores y tarda mucho tiempo en completarlas.
Déficit de Atención Sostenida de manera generalizada, es decir, muchas dificultades para mantener la atención, pero cuando atiende, aunque sea poco tiempo, se puede afirmar que “atiende bien”.
Déficit de la Calidad Atencional, en la atención selectiva o focalización, es decir, tiene dificultad en percibir detalles significativos de las cosas y de las situaciones, lo que constituye un serio problema para el aprendizaje.
Tiende a tomar atajos cuando realiza su trabajo. Ante tareas que le resultan aburridas, emplea el menor tiempo posible y hace un esfuerzo mínimo.
Procesamiento de la información lento y propenso al error, parece confuso, su cerebro parece trabajar muy despacio y pierde mucha información que otros niños captan.
En el aula habla aunque no se le haya preguntado, molesta a otros compañeros, contesta al profesor,…
Suele pasar desapercibido en clase.
Suele pasar por un niño maleducado, consentido, descarado, desconsiderado.
La gente suele tomarlo por un niño poco inteligente, perezoso, vago o desmotivado.
déficits en sus habilidades sociales, puede no tener amigos y tarda más en aprender estrategias para solucionarlos. Interrumpe conversaciones, habla en exceso,…
Menos problemas de interacción, tiene amigos aunque es pasivo, tímido y callado, y muestra mejores respuestas al entrenamiento en habilidades sociales.
Explosiones emocionales, reacciona enfadándose cuando tiene que hacer tareas que le exigen controlar su comportamiento y concentrase. No tiene tolerancia a la frustración: la acumulación de fracasos y los escasos éxitos provocan en él un sentimiento de indefensión que le hace cada vez más intolerante a situaciones de exigencia y a no conseguir lo que quiere en el momento en que lo quiere.
En el plano comportamental no muestra habitualmente tanta agresividad.
Numerosas caídas y accidentes, por su escasa noción del peligro.
Más torpe, no suele ser buen deportista, tiene más dificultades perceptivo-motoras y de coordinación.
Más problemas de conducta y más riesgo de abuso de sustancias (“problemas externalizantes”).
Más dificultades escolares y más tendente a desarrollar depresión y ansiedad (“problemas internalizantes”).
Un 80% de los niños con TDAH responde al tratamiento farmacológico.
Sólo un 60% de los TDA se beneficia de la medicación estimulante.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s